AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 20 de agosto de 2017

TROZOS DE LORCA EN MI PLUMA SOMBRÍA

No sé si la tierra o la luna marchitan
como pétalos de lluvia en esta página
                                    cubierta de relámpagos.
Ignoro si un poema es suficiente
para revestir la sepultura de los inmortales
                                         que habitan el eco de la noche
pero de aquí se despeñan las palabras.
Ellas mecen tus cantos en La Habana
                       y merodean la ciudad deforme del recuerdo.

Federico, ¡soy tan poco!
Apenas un palmo de orgullo entre las raíces del sol
brota del verso que milita
en la indolencia 
como aquelarre de piedras y cipreses
                                          a mansalva de los dioses.
Intento hacer rimas que se parezcan a ti
en este minuto de mieles inseguras
decir algo similar a tu corazón
algo
como los rascacielos
o esos niños de Brooklyn
                                          pisoteados...
Todo se transforma en candelabro y en higuera
o ángel sofocado en las entrañas:       
                                                  
                                                             prefiero pensar que tu alma
                                                             en las fibras de una rosa
                                                             perfuma, Lorca, y cabalga
                                                             antojos de mariposa…

Quiero lancear estos papeles en coartadas de otoño.
La Alhambra mueve mis guijarros
entre pañuelos de angustia
y llevo seca la garganta hacia las ojivas del tiempo
donde hamacas de la muerte nos columpian.
Tus pasos se han plantado entre las hojas.
Atraviesan mis arcos de mujer fría
                                                 donde el musgo reverdece.

Dos
somos dos partículas de distancia
acariciadas por el viento de veinte siglos
                                         sobre el pasto de la nieve.
Dos gotas de rocío.
Dos cadáveres y sus respectivas consecuencias.
Almas que parten y regresan tomadas de la mano
                                                   en romanceros y semilla.
Tus pasos saltan tras el óvalo de la alborada
y tus alas                        
¡ah!
tus alas persiguen esa luna deshojada que rebota en los cristales.

                                                 Esos ojos de tierra, tan callados
                                                 ese amor en la cumbre, misterioso
                                                 a poemas humildes van ligados
                                                 como fruto vital de árbol hermoso.

                                                 Si oscuro es tu soneto, delicioso
                                                 lo es, también, el estar enamorados
                                                 la Viña del Señor y el armonioso
                                                 deleite de las flores, liberados.

                                                 Te rompieron los sueños aquel día
                                                 verdugos del demonio que hoy regresan
                                                 con falso patriotismo y osadía

                                                 panteón ornamentado donde rezan
                                                 vil patraña, ceguera y cobardía:
                                                 insaciables serpientes que bostezan.

Federico,
¿cómo quitarnos el amor de entre las manos
si una bala atraviesa nuestros besos?
La palidez del alba retoma los helechos
en fragilidad de espuma
cuando la niebla respira por los poros de Granada
donde tu sangre
                      aún entona el ardor de la vida.
¿Dónde está la culpa?
¿En cuál ángulo del silencio
                                    se emancipa el hombre
y podremos tendernos a robar estrellas?

Federico Rojo
Federico Maricón
por ambas travesías arponearon tus cascadas.
¿Dónde se pudren tus huesos
                                         destinados al Nobel Infinito?
Federico, danos la paz del guerrero
que aprieta el gatillo y dispara rosas
                                                 verbo puro
                                                      y ruiseñores.

¿Sabes?
Dos tiros te hicieron inmortal aquella madrugada de agosto
cuando quisieron rompernos la poesía.   


viernes, 18 de agosto de 2017

MENSAJE EN S.O.S. AL HIJO DEL DIABLO

MENSAJE EN S.O.S. AL HIJO DEL DIABLO

Breve
este corazón es breve y se rompe en la tiniebla
que intenta atropellar el vínculo con el amor.
Breve es la brevedad que somos.
¡Maldito!
Las palomas lloran y alzan el vuelo despavoridas
y yo me impregno de incógnitas
y me impregno de adioses
y me impregno…
Breve es hoy mi paisaje
mi lágrima coagulada
la sombra del alba donde no reposa la ira
con frases que no consiguen arrancarme el hígado
o echar afuera el esputo nada misericordioso
contra el ponzoñoso arácnido.
¡Maldito!
¡Maldito!
¿Cuál es ese dios que guía tu existencia?
¿Cuál escritura ordena la masacre para poder echarla al fuego?
¿En cuál madriguera te postulas para asesino?
¡Maldito!
¡Maldito!
¡Maldito!
Breve es mi poema tinto en sangre.
Breve es la brevedad de un minuto de silencio.
Breve es el viaje de los milagros
mientras yo me quedo así: fumándome las noticias
en el espacio reducido de unos malsanos versos…

MDenis©18agosto2017





ATENTADOS BARCELONA-CAMBRILS

miércoles, 16 de agosto de 2017

HONRADA ENTRE POETAS DE MÁXIMO CALIBRE !!!


OPUS TESTIMONII – Selección de poetas de este mundo


Opus Testimonii –
 132 pag. 15×23 cm.

En la tercera aparición de la colección KULTRUM, se presentará en septiembre “OPUS TESTIMONII” – Selección de treinta y dos poetas de este mundo, precedida por un ensayo preliminar de Oscar de Gyldenfeldt (Arg): “Meditación sobre la relación entre poema y lenguaje”. El volumen tiene la intención de entregar una panorámica de la poesía actual, tomada de autores que desarrollan una vasta actividad cultural en distintos puntos del planeta, compartiendo la palabra poética. La Luna Que anuncia la aparición de un segundo tomo para el 2018.
OPUS TESTIMONII incluye poesías de:
MIFRANI ABDELHAQ (Marruecos)
ISAAC ALONSO ARAQUE (España)
MUHSIN AL-RAMLI (Iraq)
ATEF ABDEL-AZIZ (Egipto)
JORGE OSCAR BACH (Argentina)
NICOLE BARRIÈRE (Francia)
JOHANNES BEILHARZ (Alemania)
BENGT O BJÖRKLUND (Suecia)
MARLENE DENIS VALLE (Cuba)
YOLANDA DUQUE VIDAL (Chile)
SHAIP EMERLLAHU (Macedonia)
GÁBOR GIUKICS (Hungría)
HASAN ERKEK (Turquía)
CESC FORTUNY I FABRÉ (España)
CHEN HSIU-CHEN (Taiwan)
HUSSEIN HABASCH (Kurdistán)
ALICIA ES MARTÍNEZ JUAN (España)
JETON KELMENDI (Kosovo)
ALICJA KUBERSKA (Polonia)
LEE KUEI-SHIEN (Taiwan)
KAMRAN MIR HAZAR (Hazaristán)
ALICIA MINJÁREZ RAMÍREZ (México)
JESÚS MORENO SANZ (España)
GIUSEPPE NAPOLITANO (Italia)
MAHMOUD SHARAF (Egipto)
MARY-JANE NEWTON (India)
VÍCTOR PAZ IRUSTA (Bolivia)
MARIAN RAMÉNTOL (España)
RICARDO RUBIO (Argentina)
SASHO SERAFIMOV (Bulgaria)
ANDRÉS UTELLO (Argentina)
CARLOS VITALE (Argentina)

jueves, 10 de agosto de 2017

CANTO A LA ESPERANZA en Antología 200 poemas a Federico... En la Biblioteca de la AMCL

 CANTO A LA ESPERANZA 

I


Tierra tan sólo. Tierra.
Tierra en manos de añoranza
de tanto arañar la vida,
de tanto morderme el alma.

En víspera de la alegría
peina el sol su rubia barba,
la cabellera de oro
acaricia estas montañas.

Tierra, erario hermoso,
donde vibra la esperanza
crecida en las cicatrices
tan altas como las palmas.

Mi voz en la sierra viste
su misionera palabra.
Trinan, alegres, los pájaros
y repican las campanas.

Tierra tan sólo y tanto…